Kenia está viviendo un momento realmente extraño, porque el otro día os comentaba que las mujeres de algunas asociaciones quieren hacer una huelga sexual, mientras los hombres no siguen adelante con el país. Esta huelga la tendrían que hacer también las mujeres que se dedican a vender su cuerpo, por lo que sería una huelga en toda regla y los hombres no van a tener más remedio que entenderse entre ellos y arreglar sus asuntos. Veremos si los hombres políticos se ponen de acuerdo en Kenia.

odinga.jpg

Este tipo de huelgas son sorprendentes, pero si sirven para que Kenia siga adelante y que no se detenga por discursiones políticas, estar muy bien hecha. Las mujeres saben que muchos hombres tienen en el sexo el punto débil, por lo que las keniatas han sabido aprovechar este punto débil que tienen la mayoría de los hombres, la mayoría claro, porque no todos los hombres tienen como punto débil el tema sexual.

Veremos en lo que queda este asunto y si finalmente comienza una huelga sexual indefinida, que puede acarrear ciertos problemas de conducta. De este modo nos damos cuenta la dependencia que tiene el hombre de la mujer. Siempre que sea por el beneficio del país, es una huelga más que recomendable para que los políticos despierten de una vez y dejen de perder el tiempo en discursiones que no llevan a ningún sitio. Las mujeres amenazan con siete días de huelga sexual si no hay acuerdo entre los políticos, algo que parece complicado que se produzca.